Atrapasueños

Para los ojibwa, un atrapasueños es capaz de filtrar los sueños dejando pasar solo los sueños positivos, siendo que los malos sueños quedan atrapados en la red y desaparecen con la primera luz del alba.

Seamos nuestros propios atrapasueños, no permitiendo que las cosas negativas nos afecte, mas se queden atrapadas en las redes de nuestra energía positiva y desaparezcan con la primera luz del alba.

Logremos ser nuestro propio amuleto de la suerte, que llene nuestro espíritu de esa energía positiva que nos permita seguir adelante en la búsqueda por alcanzar nuestros sueños.

Que tu mente sea un atrapasueños para que no te afecte mental y psicológicamente las cosas negativas que te sucedan en la vida. Al contrario, te de fuerzas para superarlas y seguir construyendo tu vida, tus sueños, tu armonía, tu camino.

Sé un atrapasueños.

Hobby

Creo que no existe persona en el mundo que tenga algún hobby, un pasatiempo; algo que le guste realizar porque le gusta, le distrae, le entretiene y que quizás no tiene que ver directamente con tu profesión. Quizás porque es un hobby que tienes desde pequeño.

Sí, digo más la palabra hobby porque así solemos ser los panameños (había mencionado que soy panameña?). En fin… solemos atravesar mucho una que otra palabra en inglés en nuestra manera de hablar, no por creernos gringos porque para nada es así.. sino que simplemente sale sin darnos cuenta. En fin, ese no es caso.

El caso es que el pasatiempo es algo que te permite distraerte de tu rutina diaria del trabajo, de tu profesión. Recuerdo que de niña tenía un pasatiempo curioso: me gustaba coleccionar caracolitos en la playa. Tenía una lonchera, un pequeño maletín lleno de caracoles. Antes tenía la fortuna que aún se podía encontrar caracoles en la playa. Hoy día con tanto descuido al medio ambiente, hasta eso ha desaparecido… triste.

También tenía otro pasatiempo, colorear. Tenía un montón de libros de niñas para colorear. De alguna manera eso me ha ayudado a tener mucho gusto por el arte. Tampoco es que soy experta en el arte, – dibujo como niña de 5 años-, pero me gusta y me encantaría aprender dibujo y pintura. Nunca es tarde digo yo.

Y a eso voy, cuántos de ustedes han invertido un poquito en querer aprender y desarrollar un poco más ese hobby o pasatiempo que tanto le entretiene?

Este sábado tengo un taller de acuarela, nivel básico. Estoy entusiasmada como si fuera una niña, y lo más increíble es que es un taller donde van muchas personas adultas. Uno esta acostumbrado a ver que esos tipos de talleres son para niños chicos, pero no es así. Aun se encuentran personas adultas, profesionales, con sus vidas hechas y derechas que buscan en estos talleres la motivación por hacer algo diferente, así sea para relajar la mente.

Otro hobby que me encanta desde niña es la fotografía. Parecía loca, le tomaba foto a la mínima cosa. Y hoy día me dije, si tanto me gusta, por qué mejor no hago un pequeño esfuerzo, ahorro y me compro alguna camarita que me permita aprender un poco más el arte de la fotografía, más allá de tomar una cámara y tomar foto como cualquier persona lo hace?.

Así que me compré mi cámara y ya he participado de un taller básico. Y como en un solo taller  no te haces experto, pues me anoté para otro taller. Lo iniciaré en agosto y estoy súper emocionada por todo lo bello (y a la vez complejo) que es tomar una foto. No soy experta pero anhelo serlo, y capturar maravillas. Quien conoce de tips, feliz los recibo.

Sé que probablemente con el tiempo iré mostrando en mi blog lo que voy aprendiendo.

Y ustedes, tienen pasatiempos? Anímense a compartirlos.

Tú, simplemente tú.

Cuando eres de esas personas que le gusta leer y te metes de lleno en una trama que te hace volar la imaginación, que te hace conocer lugares, países, ciudades, inclusive restaurantes; plus si esos sitios que se mencionan existen en la vida real, te haces una película en tu cabeza impresionante y lo vives como si fueras un espectador más… como si estuvieras dentro de ese libro como otro personaje viviendo en carne viva lo que ahí se desarrolla.

Eso me ha pasado a mí.

Anteriormente escribí sobre la novela “Ese Instante de Felicidad” de Federico Moccia, y ésta obra tenía su continuación. Pues me he terminado de leer “Tú, simplemente tú”; y para ser sincera, he podido viajar a Italia y a España gracias a estas 2 obras maravillosas, siendo una única historia en dos libros. En esta continuación he podido conocer un poquito de Madrid, Hondarribia y Vejer de la Frontera. He podido involucrarme en los sentimientos que ha vivido Nicco en busca de su amada María, las locuras y buenas técnicas de su amigo inseparable Gio, y el nuevo personaje que aparece y que fue parte crucial para ese encuentro, Elena.

He terminado la historia… y ahora inicia esa etapa de crisis existencial para aquellos que son amantes a la lectura. Y ahora qué libro leo, y ahora no sabré más de estos personajes.

Estaré loca, son todos ficticios, supuestamente.

Echaré de menos a cada uno de ellos.

tu, simplemente tu

EL Camino a Santiago

Tengo 2 amigos muy queridos, de México y España que realizaron este año el recorrido. Les fue de maravilla y Gracias a Dios llegaron bien sin mayor percance. Desearía alguna vez poder realizar este recorrido.

Mientras tanto, me da gusto poder compartir este escrito que he encontrado. Es demasiado útil todos los datos que ahí se mencionan. Así que mochileros.. tomen nota.

Escribí varios posts sobre el Camino de Santiago. Sobre la organización previa del viaje, sobre lo vivido en el día 1, día 2, día 3, día 4, día 5 y día 6 de caminata y finalmente sobre lo que me dejó el Camino como enseñanza. Hoy quiero dejarte algunos consejos para hacer el Camino de […]

a través de Consejos para hacer el camino de Santiago —

Bandada de Aves

Observo por la ventana una inmensa bandada de aves. ¿Hacia dónde se dirigen?, me pregunto.
Quisiera tener alas para acompañarlas. Envidio su libertad.

Con ahínco mueven sus alas, con la ilusión de llegar a un lugar mejor. Se dejan guiar por la dirección del viento y en ocasiones dejan extendidas sus alas, como una cometa al viento, disfrutando su tranquilidad.

Desde la altura ven todo como una inmensidad. Se dan cuenta de lo diminutos que son y sin embargo pueden llegar a donde sea.

Las observo desde lejos volando sobre el mar. Quisiera salirme por la ventana y explorar con ellas la inmensidad.

Son cientos de aves, que gran cantidad. Quizá esté loca, lo se… pero envidio su libertad.

Si tuvieras alas, ¿a donde te gustaría volar?

bandada

El momento es Ahora.

Iniciar un nuevo proyecto provoca, en muchas ocasiones, incertidumbre, curiosidad, temor… inclusive un poco de flojera. Sobretodo cuando ya eres alguien que tiene una carrera, que trabaja, o que tiene muchos compromisos personales.

Pero cuando se quiere iniciar un proyecto nuevo, se debe empezar con lo esencial: dar el primer paso. Y a pesar que la incertidumbre te provoca peso en la espalda; es el espíritu y las ganas de cómo te proyectas a futuro con eso que tienes en mente lo que te da el “empuje”.

Bien se ha escuchado por ahí, que mientras haya vida y salud, siempre se puede volver a empezar.

Entonces, es mejor dejar a un lado los temores, las dudas y esa vocecita que te dice en la cabeza, “mejor lo dejo para otra ocasión”; “mejor espero al próximo año”; “mejor no!”.

Amigos, finalmente el tiempo siempre va a pasar, hagas o no hagas nada. Así que es mejor dar ese primer paso e ir poco a poco si es necesario, digamos porque deseas hacerlo pero tus otros compromisos no te acompañan o no te permiten enfocarte, comprometerte de lleno en eso. Pero si lo haces poco a poco, verás que siempre se logra algo. Como dije, el tiempo sea como sea va a pasar… y es mejor que el tiempo pase y digas “Mira cuánto he logrado”; y no que pase el tiempo y digas “Debí iniciar en ese momento mi proyecto, quizá hoy algo estaría avanzando”.

Si no se inicia ahora y pasa el tiempo, puede llegar el remordimiento de no haberlo hecho en el momento oportuno y entonces, al pasar todo ese tiempo perdido, ya no será lo mismo.

Era un viaje de despedida

Era un viaje de despedida, allá por el año 2011. Un grupo de 5 amigos de distintas naciones (España, Alemania, México, China y Panamá) despedíamos a uno de ellos. Qué mejor manera que llevándolo a un sitio que durante su estadía en aquel país, nunca había podido ir. Así que fuimos.

Al ser diciembre, el verano estaba en su mejor momento. La hermosa costa, llena de personas disfrutando la playa, niños corriendo, personas bronceándose, hermosos castillos de arena hecho por profesionales. A lo lejos en la acera, personas manejando bicicleta, otros haciendo ejercicio. El día se mostraba prometedor. Y así fue.

ajedrez

Llegamos a buena hora, quizás era mediodía. Recorrimos la ciudad, sus parques, vimos su gente. Nos sentamos a disfrutar de un inmenso hot dog. Fuimos a la playa, y por ser diciembre teníamos gorritos de navidad. México estaba contento de haber tenido la oportunidad al menos una vez, de conocer aquella hermosa ciudad.

sirena de arena

Finalizando el día, nos sentamos en la arena a ver el atardecer. Con una botella de vino rosa que nos dejó nuestro amigo Colombia en otra despedida, hicimos un brindis en su recuerdo. “A cu cu cu” decía España. “Pinche pendejo” decía México. “A tu salud” decíamos todos… con el toque de hacer los gestos de degustación, previo al primer sorbo de aquel vino delicioso, como nos enseñó Colombia.

La arena guardó un mensaje en aquella botella. Recordando que 5 amigos estuvimos presente, aquella tarde, en aquella playa, de aquella hermosa ciudad.

mensaje en botella

Quizás el tiempo, las marejadas removieron la botella. Quizás se la llevó el mar a algún lugar. Nadie sabe, ni se sabrá. Pero queda aquel hermoso recuerdo, de una tarde de diciembre a orillas del mar.