Crisis existencial y Resiliencia

Resultado de imagen para resiliencia

Leyendo de todo un poco, ya que es uno de mis pasatiempos favoritos, he dado con un tema que me parece importante tocar y de paso, compartir algunas cosas que observé durante mis lecturas y que seguramente le servirá de conocimiento para todos. Se trata de un tema que, en ocasiones, lo toman como una frase hecha… como algo meramente filosófico, el hablar de la crisis existencial.

Muchas personas a manera de relajo dicen “estoy pasando por una crisis existencial”; pero seguramente, como dije anteriormente, es simplemente una frase hecha. Pero hablando seriamente, hay personas que verdaderamente pasan por esto. Cuando se pasa por una crisis existencial, meramente hablando del tema como tal, te permite auto analizarte de tal manera que puede provocar que tomes decisiones que cambien drásticamente tu ritmo normal de vida, crear una nueva vida, un nuevo tú… o, por el contrario, y en forma negativa, sucumbirte en un mundo negativo y desarrollar una peligrosa depresión.

Hay que tener cuidado en esto, pues las crisis existenciales aparecen cuando suceden acontecimientos que te hacen perder el sentido a tu vida. Cuando se pasa por una crisis existencial comenzamos a analizar profundamente cada detalle de nuestra vida, de nuestro día a día y surgen preguntas como “¿qué sentido tiene mi vida?”, “¿realmente es así como me veo en un futuro?”, “¿qué hare con mi vida?”.

Leí que la crisis existencial es algo normal, que no a todos les suceden pero que generalmente suele aparecer en cualquier etapa de nuestra vida, excepto la infancia. Inclusive siendo un adolescente, puede llegar ese momento de frustración en el cual debe decidir qué profesión estudiar, qué realmente le gustaría hacer al salir del colegio, qué camino debe tomar. Pero también, es algo que puede suceder ya en etapa adulta, siendo una persona profesional y con su vida hecha, o incluso en la vejez.

Aprovecho para compartir lo leído*, los síntomas para saber si realmente estás pasando por una crisis existencial:

  • Te sientes constantemente aburrido/a
  • Las actividades que antes te motivaban han perdido su valor pues ya no les encuentras sentido
  • Tienes una sensación de insatisfacción generalizada, aunque las cosas marchen bien
  • Crees que debes darle un vuelco a tu vida pero no sabes exactamente cómo hacerlo
  • Tienes una sensación de extrañeza contigo mismo, como si fueses otra persona
  • Empiezas a cambiar tus hábitos para probar cosas diferentes pero estas no te satisfacen por completo
  • Comienzas a pensar que has saltado algunas etapas de tu vida o que te faltan muchas experiencias por vivir
  • Te sientes extremadamente agotado/a desde el punto de vista emocional
  • Te cuestionas las decisiones más importantes que has tomado a lo largo de tu vida, como la elección de la profesión o de la pareja
  • Tienes miedo al futuro pues no logras vislumbrarlo con claridad

 

Si bien la crisis existencial te hace sentir que estas agobiado, angustiado, que no te sientes satisfecho con lo logrado hasta ahora, que no encuentras sentido en tu vida; muchas veces ese sentimiento no se puede controlar porque inclusive, aun queriendo no sentirse así, es inevitable hacerlo ya que te encuentras inconforme y por lo tanto quieres hacer algo diferente, quieres cambiar pero no sabes cómo hacerlo o por donde comenzar. Cuando ya se torna algo completamente negativo pueden comenzar a aparecer algunos de estos puntos*:

  • Desesperanza
  • Sentimientos de indefensión
  • Depresión profunda
  • Ideas suicidas

Puede llegar el momento en que, a pesar de esa situación, comienzas a ver una luz en el camino… algo que sientes que es por donde debes continuar, que es lo que debes hacer, estudiar, o realizar. Y de alguna manera, de la frustración llega la calma y logras salir adelante. Te conviertes en un ser resiliente: aquel que encuentra la fortaleza en las situaciones adversas de su vida, aquel que no se rinde, que se reinventa, que sonríe.

La crisis existencial puede ser algo muy frustrante para las personas, pero también te permite ubicarte en tu rumbo, en tu camino real, a encontrarte verdaderamente. Y mientras haya esperanzas, logras la resiliencia. Lo importante es no perder la fe en uno mismo.

Si, por el contrario, la crisis por la que atraviesas te hunde cada vez más, porque no logras saber cómo salir de ésta, busca una persona profesional que te ayude a salir de esto. Un psicólogo no te va a decir qué tienes que hacer, qué cambiar o no, la decisión está en ti. Pero definitivamente su atención profesional te acompañará en el trayecto y te ayudará a saber llevar mejor esta crisis, hasta que logres definitivamente reinventarte.

 

* Los puntos compartidos son de la página web http://www.elpradopsicologos.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s