Historia de Pingüinos

Me embarqué a un destino maravilloso, novedoso para mí, un sueño hecho realidad.

Con temor al mar, crucé las aguas heladas del Estrecho de Magallanes y asustada por el vaivén del barco, observaba como tierra firme se alejaba de mi vista. De pronto, desapareció.

FB_IMG_1503599894837

Pero el temor se fue desapareciendo también al escuchar al guía decir que nos dirigíamos a Isla Magdalena. Qué podría haber en aquella isla tan encantadora. ¿Había personas? No; ¿Había vegetación? No; ¿Había medios de comunicación? Salvo el barco, no. Entonces que había? Miles de pingüinos y un faro en la colina.

Así es, me dirigía a una isla en medio del Estrecho a ver miles de pingüinos y un faro en la colina. Nada más, ni nada menos… y era feliz.

A medio “camino”, el océano nos muestra su belleza. Una inmensa ballena asoma su lomo y saca la cola. Que bello, que gigante. Gracias por saludar! Me encontraba lejos del continente, lejos de casa, lejos de todo.

La vista era impresionante. La amplitud del barco y las comodidades que te ofrece son muy recomendables. El paseo con guía fue lo mejor. Nos explicó cómo diferencias el pingüino joven, adulto y pequeño. Los pingüinos viejos no contaban con una línea en su pecho, el joven sí y los pequeños, pues… unos pichoncitos grises aún con plumaje suave. Nos explicó que cuando emigran, primero es el macho quien se adelanta a la faena, pues debe llegar a la Isla a “limpiar el hogar”, a preparar el nido que habían dejado anteriormente. Siempre regresan al mismo nido o sino se construyen uno nuevo. No utilizan un nido de otro pingüino. El macho es quien prepara todo y después llega la hembra con sus pichoncitos o la hembra sola. Los pingüinos son unos de los animales más fieles del reino animal.

De un momento a otro se deja ver la isla en la distancia, pero al enfocar mi vista quedé maravillada. Sus habitantes nos esperaban. Miles de puntitos negros y blancos se lograban apreciar desde lejos. Como bien nos informaron, no había personas sino miles de pingüinos y en la cima de la isla, un inmenso faro.

FB_IMG_1503599919167

FB_IMG_1503599932711

“Al llegar a la Isla, tienen 1 hora para recorrerlo y tomar fotografías. No toquen los pingüinos pues son Patrimonio de la Naturaleza y se respetan. Observen su comportamiento, y si se cruza alguno en el camino, déjelo continuar”… fueron las instrucciones del guía.

Comencé la travesía. Un recorrido que dura aproximadamente la hora, pero que si se pudiera estar más tiempo sería increíble y uno no lo notaría siquiera. Es impresionante ver tantos pingüinos. Es gracioso verlos caminar. Es hermoso ver como se para un pingüino a tu lado y te mira como para saludar. Es maravilloso ver cómo el macho protege a la hembra y su nido. Es increíble lo que la naturaleza nos puede brindar.

Al llegar a la cima entro al faro. Contiene fotografías del lugar, de sus pingüinos y de la construcción del faro. Al salir veo a mi alrededor. Agua… 360° de Estrecho de Magallanes y nada más. No logro observar Chile Continental. Y por un momento me doy cuenta de lo bendecida que estoy siendo. De lo inmenso que es el mundo, de lo diminuto que es el ser humano. De lo afortunado que se debe sentir uno al tener estas bellezas naturales… y en ese preciso momento le agradecí a Dios la oportunidad.

FB_IMG_1503599954968

IMG_20170824_135005

De regreso al barco me sentía extasiada, emocionada, como nunca antes me he podido sentir. Zarpamos de vuelta a tierra firme y en el recorrido me ubiqué en un punto alto del barco y observé la inmensidad, lo minúscula que soy en medio de tanta belleza. El sol del atardecer, brillante pero suave, iluminaba el océano. En ese momento olvidé mis temores, olvidé el mar, olvidé todo. El momento queda grabado en mi memoria, lo siento como si fuese ayer que crucé los mares, y por ese paseo de unas 4 a 5 horas quizás viví ese maravilloso instante de felicidad.

Quisiera volver. Pretendo volver.

FB_IMG_1503600072462

FB_IMG_1503600081034

Isla Magdalena, Sur de Chile, 2011. Recomendado 100%.

 

Anuncios

7 comentarios en “Historia de Pingüinos

  1. me encanta imaginar el misterio de esa isla, tan solitaria de personas y tan habitada por pingüinos, en definitiva Dios hace maravillas para felicidad y grandeza del hombre. Alguien como tú sabes apreciar esa belleza y plasmarla en letra; tanto es asi que hace volar la imaginación es simplemente hermoso

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s